NOTICIAS: Llegó Filemón a La Mega 103.1FM de Lunes a Viernes de 6.00pm a 7.00pm
Consejos

Una saludable temporada invernal

por Yahaira Webber (yahaira.webber@lamegamedia.com)


Lectura de 0 minutos

Para prevenir enfermarse en esta época de invierno, es importante abrigarse bien. 

Guantes, bufandas y gorros térmicos o de lana, ayudan a mantener la temperatura corporal.

Si ya siente malestares en la garganta, estornuda repetidamente y/o tiene congestión nasal, es probable que cuando vaya al médico, le diga que son síntomas de enfermedades respiratorias propias de la temporada.

Un clima frío puede causar nuevos problemas de salud y hasta “revivir” molestias de algunas afecciones crónicas.  

La gran preocupación durante la temporada invernal es el riesgo de hipotermia. Pasa cuando su cuerpo pierde calor más rápido de lo que puede producirlo. 

Según la Clínica Mayo, la hipotermia puede hacer que la temperatura de su cuerpo baje a menos de 95º F (35º C).

“La hipotermia a menudo es causada por exposición al frío o la inmersión del cuerpo en agua helada. También por permanecer en temperaturas interiores por debajo de 50º F (10ºC). El riesgo es mayor si hay agotamiento o deshidratación”.

¿Qué pasa en ese momento?

El corazón, el sistema nervioso y otros órganos no pueden funcionar normalmente. Si la hipotermia no se trata, la persona puede morir o quedar con secuelas para toda la vida. 

Entonces, ahora que ya lo sabe, nunca se exponga a temperaturas extremas, ni deje que los pequeños permanezcan mucho tiempo en exteriores, especialmente cuando piden a gritos salir a jugar en la nieve.

En zonas donde hay lagos, ríos o acumulaciones de agua, el riesgo de pisar en superficies congeladas también atenta contra la seguridad. Evite paseos o caminatas en estas áreas peligrosas y explique a sus hijos por qué.   

Muchos expertos advierten que lo mejor es quedarse en casa, bien protegido y seguro, pero si debe salir, ármese con las mejores herramientas de protección.  

Durante esta temporada es más probable que empeore la piel seca, el eccema y la psoriasis, explica el Dr. Gary Goldenberg, profesor clínico asistente de dermatología, en la Escuela de Medicina Icahn del Hospital Mount Sinai, en la ciudad de Nueva York. 

“El clima frío elimina la humedad de la piel y causa inflamación que puede ocurrir inmediatamente después de la exposición o luego de dos semanas”.

Antes que llegue una tormenta o una de estas olas gélidas –como la que sorprendió hace unas semanas– es momento de preparar su hogar, según advierten los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC). 

Eso incluye hacer toda su impermeabilización, es decir, aislar cualquier línea de agua que pueda congelarse, recolectar suministros de emergencia, inspeccionar su chimenea si planea usarla para calefacción, asegurarse de que las baterías estén nuevas en sus detectores de incendio y monóxido de carbono, además de conservar en el vehículo un “paquete de emergencia” con ropa extra, algunas frazadas, un botiquín de primeros auxilios, comida enlatada fácil de abrir y agua. 

Contra la influenza, urge que todos en el hogar tengan la inmunización (vacuna).

Muchas farmacias, centros de salud, organizaciones comunitarias, escuelas y lugares de trabajo la ofrecen gratis.

Advertisement