Música Regional
12:00 am-7:00 am Al Aire
Cultura

Leticia Vázquez define evolución de costumbre ancestral

por Hugo Marín (hugo.marin@lamegamedia.com)


Lectura de 0 minutos

En ediciones pasadas La Mega Nota ha platicado con Leticia Vázquez, presidenta de Latino Arts for Humanity y directora ejecutiva de Day of the Dead Columbus, sobre el trasfondo histórico y trascendencia cultural del Día de los Muertos. En esta ocasión, se explora un aspecto de la tradición ancestral y su evolución al sincretismo religioso mexicano. 

En la época precolombina se honraba a los difuntos varias veces al año, no obstante, la celebración de mayor envergadura tenía una duración de 20 días, lo que conllevaba un mes entero de acuerdo con el calendario Azteca. 

Dentro de los eventos relacionados a la festividad, Leticia Vázquez resalta uno en particular que prácticamente iniciaba este período.

El amaranto es una planta que tiene una semilla pequeña la cual se tuesta y de ser expuesta a altas temperaturas o fuego, tiende a reventar similar a las palomitas de maíz (“popcorn”). 

De acuerdo con Vázquez, durante la época prehispánica el amaranto era considerado una planta sagrada enlazada al espíritu. Esta se mezclaba con el agave del maguey y se confeccionaba una especie de cuerpecito humano. 

“Para esta ceremonia en particular, se buscaba un palo de un árbol grande –como el de los Voladores de Papantla– que se pulía y en la parte de arriba se colocaba el muñequito de amaranto. Entonces se hacía una competencia en la que la gente intentaba trepar el palo, lo cual era difícil ya que se había pulido. El primero en alcanzar el cuerpecito ganaba el evento”, recordó. 

Mientras la persona tomaba el muñeco, las palomitas de las que estaba hecho caían al suelo y los espectadores abajo corrían a comerlas. Esta dinámica, servía como un tipo de comunión previo a la festividad. 

“Sin embargo –con la colonización– a los españoles no les agradó la costumbre porque en algunos casos además de agave también se le ponía sangre de alguna persona que había sido sacrificada, lo que para ellos era algo terrible”, describió.

La situación de los sacrificios –según refiere– representaba “lo más preciado del cuerpo humano desde una perspectiva terrenal, era de forma práctica la ofrenda más significativa que se le podía entregar a las deidades”. 

Entonces, los conquistadores prohibieron la siembra del amaranto, pero los pobladores se rehusaron a abandonar esta tradición. 

“Actualmente, en la Ciudad de México aún existen las palanquetas de amaranto que ahora utiliza la miel como pegamento. Tradicionalmente son vendidas frente a las iglesias y cabe señalar que muchas catedrales fueron edificadas en lugares donde anteriormente había pirámides”, destacó.

“Yo diría que un 80% de las iglesias [en México] fueron construidas en lugares donde se ubicaban pirámides y otros centros ceremoniales. Básicamente le hicieron creer a las personas que estas tradiciones ya no existían y que ahora deberían venerar la cruz de Cristo”, añadió.

“Yo acompañaba a mis padres a la iglesia, pero los conocimientos ancestrales que tengo han confluido con el estatus quo y no siento mucho aprecio por lo institucionalizado. Siempre que voy compro mi ‘alegría’ (palanqueta de amaranto) y hago mi comunión”, subrayó. 

Vázquez reitera la importancia de que los mismos mexicanos sepan de dónde vienen las tradiciones.

“Y no es estar en contra de los españoles, pero necesitamos reconocer que ellos hicieron una cosa terrible al intentar borrar el origen de nuestras creencias”. 

Señala que el Día de los Muertos es hermoso porque celebra la vida y cree que “somos seres de luz que cuando morimos no dejamos de existir”.

“No nos extinguimos, la luz continúa y tal vez nos unamos donde exista una luz más grande, al universo o las estrellas. No creo en el cielo del catolicismo, pero sí creo en lo que se llama ‘Mictlan’, que es un lugar de reposo para nuestro ser”, concluye. 

 

--------------------

*Leticia Vázquez es la fundadora y directora ejecutiva de Day of the Dead Columbus y por décadas ha coordinado esta celebración en su forma más autóctona para el disfrute de toda la comunidad. (La Mega Nota/Patricia Ruiz)



 
Advertisement

Localiza La Mega Nota cerca de ti Nuevo

Buscar